Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

5jul/170

¿Cómo saber en qué etapa de tu carrera profesional te encuentras?

¿En qué etapa de tu carrera profesional te encuentras? ¿Te sientes miserable, trabajando cada día sin algún propósito? ¿Estás emocionado por subir la escalera organizacional? O, estás atrapado preguntándote si tu empleo actual es el último que tendrás.

Las personas que son infelices en su empleo actual, nunca encontrarán un mejor empleo hasta que tengan conocimiento de la etapa profesional en la que se encuentran. Esto es lo que llamamos el Modelo de Posicionamiento de Carrera.

Tener una perspectiva de tu etapa actual en tu carrera profesional te ayudará a definir tu futuro. La mayoría de nosotros tenemos 5 posibles etapas de posicionamiento de carrera:

Movilidad ascendente

Aquellos que se encuentran en esta etapa, están tratando de ascender dentro de su organización actual. Quieren ganar más estatus o responsabilidad y están motivados a lograr más. Es posible que hayas sido preparado para esta etapa a través de un programa de liderazgo o de desarrollo potencial. Esto te ha dado un apetito de ir por más de lo que ya tienes: más trabajo importante, más dinero, un carro más grande, una mejor oficina, etc.

A veces, con el pasar de los años, el fuego que nos dirige a movernos hacia arriba empieza a apagarse. En algún momento, ya no estamos motivados por el siguiente gran trabajo o cargo. Las aspiraciones, deseos y ganas de superación empiezan a cambiar con el tiempo. Cuando el deseo de moverse hacia arriba disminuya, es tiempo de reflexionar internamente o trabajar con un buen coach o mentor para encontrar nuevas aspiraciones que se encuentren mejor alineadas con la persona que eres y el lugar en el que estás.

Desaceleración

Has trabajado duro, has tenido varios logros, pero algo cambia y quieres bajar el ritmo, dedicar más tiempo a objetivos más personales, posiblemente dejando de lado tus objetivos profesionales. Tal vez necesites cuidar a un familiar enfermo. O has llegado a “la etapa maternal” o “etapa paternal” y tu familia está creciendo. Esto es lo que se conoce como etapa de desaceleración. La desaceleración puede ser temporal o puede ser tu siguiente y posible última fase de carrera.

Si la desaceleración ocurre en una etapa temprana de tu carrera profesional y piensas que puedes volver a reincorporarte en unos pocos meses o par de años, ten cuidado, puede pasar muchas cosas mientras estás fuera en tu etapa de desaceleración. Esto puede crear divisiones o desconexiones entre tu organización, tus compañeros y tú. Planea tu desaceleración cuidadosamente e incluye un camino para reincorporarte. Si es posible, negocia los términos de una re-incorporación antes de irte, así todos sabrán que volverás y tú lo que harás.

Moverse Lateralmente

Eres perfectamente feliz en tu posición actual, y no necesariamente deseas ascender. Tú no necesitas más responsabilidad o dinero. Pero siempre buscas nuevos y diferentes desafíos. El movimiento lateral es para ti.

Aunque no te estés moviendo hacia arriba, “moverse lateralmente” puede proveerte muchos beneficios a tu carrera a largo plazo. Puede enriquecer tu experiencia y conjunto de habilidades, haciéndote un candidato ideal para cualquier futuro ascenso.

Preparando la salida

Estás trabajando para un jefe o equipo con el que no te llevas nada bien. ¿Dejas la compañía o solo el departamento? Ambas alternativas pueden proveer un alivio e incrementar la satisfacción laboral si se planea debidamente.

Moverte a otro departamento o unidad de negocio dentro de tu organización puede brindarte el mismo alivio que dejar ambos juntos. Sientes la misma emoción de tener nuevos desafíos y trabajar con nuevas personas, pero sin el estrés del cambio de trabajo. A veces, la única forma de crecer como persona es encontrar una organización completamente nueva. Hay muchas personas que no encontraban su verdadero propósito hasta que dejaron sus organizaciones y empezaron de nuevo.

Aceptar el presente

Este es la última etapa, pero no por eso menos importante. De cierta forma, esta puede ser la mejor etapa de tu carrera profesional. Estás en una organización y/o en un trabajo que amas. No tienes algún interés de realizar algún cambio. Realmente sientes que estás haciendo lo que estás destinado a hacer.

Disfruta esta etapa de carrera, puede durar meses, años o más.

Trata de identificar en qué etapa te encuentras tú. Tal vez sientes que tienes un pie en una etapa y el otro pie en otra, o reconoces que te has movido de una a otra y ahora estás moviéndote hacia otra. Reflexionar en las diferentes etapas del desarrollo de una carrera te ayudará a entender qué te conduce a una vida laboral satisfactoria.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Twitter: @edigomben

24sep/120

Estafas de Empleo

Cerca del 25 por ciento de los fraudes en Internet provienen de supuestas ofertas de trabajo, según Inteco (Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación).

Empieza a ser demasiado frecuente que los desaprensivos utilicen la necesidad de encontrar un trabajo como anzuelo para estafar. Algunos ejemplos:

  • Un estafador que puso un anuncio ofreciendo trabajo en las obras del metro de la capital. Creo una empresa de cero –algo sencillo de registrar–, supuesta contratista. Contrató una gestora y a dos academias de cursos de prevención de riesgos laborales. Y cuando tuvo alrededor de 50 candidatos, con los contratos tramitados, les advirtió que debían costear los cursos sobre el primer sueldo, poniendo cada uno 200 euros por adelantado. Y de él nunca más se supo hasta que lo detuvieron.
  • Ahora mismo hay muchos españoles que quieren marcharse a trabajar a Reino Unido, en trabajos sin cualificación, hoteles o cosas así. Reciben tu currículo y te dicen que estás seleccionado. Te empiezan a pedir datos para gestionar entonces el visado, para darle credibilidad. Y sólo al final, piden el dinero necesario para el supuesto papeleo en extranjería. Unos 700 euros, aunque a veces lo piden en libras o en dólares. Y claro, una vez entregada la cantidad, nunca más se supo.
  • También está la estafa del 'fishing', en la que el estafado puede contribuir sin saberlo al blanqueo de dinero accediendo a usar su cuenta para traspasar cantidades de dinero a la empresa inexiste que supuestamente lo ha contratado. "Trabajos fantasmas que sirven para aprovecharse de la desesperación".
  • Estafa de la falsa entrevista telefónica. Colocan un anuncio en el que se piden trabajadores de oficina en un puesto que no requiera mucha cualificación. Cuando la gente envía su currículo, les dicen que están preseleccionados y les dan un número de teléfono en el que deben pasar la entrevista final. Pero es un número de tarificación especial donde cada minuto les cuesta alrededor de 1,87 euros y los marean haciéndolos esperar eternamente. Y el trabajo no existe, por supuesto.

La recomendación básica es no fiarse: No recibir ni enviar dinero de personas a las que no se conozca, no cobrar cheques, no pagar. Y comprobar que la oferta es auténtica, accediendo por ejemplo a la web de la empresa en la que se trabajaría (resulta curioso que Internet pueda servir para defenderse del mismo Iinternet).

Para ampliar información resulta especialmente interesante el “Informe de vulnerabilidades del segundo semestre de 2011”, publicado por INTECO-CERT (http://cert.inteco.es/extfrontinteco/img/File/intecocert/Formacion/EstudiosInformes/Vulnerabilidades/cert_inf_vulnerabilidades_2011_semestre_2.pdf).

16feb/120

Nueva Reforma Laboral: seamos claros

Pasadas dos semanas de la publicación en el BOE de la nueva reforma laboral todavía, cuando se revisan las diferentes noticias, publicaciones y análisis de dicha reforma, se encuentran muy diferentes interpretaciones llegando uno a dudar que realmente todo el mundo esté leyendo el mismo texto, echándose de menos cierta claridad de ideas.

Es cierto que se trata de un documento largo y complejo que requiere de cierto tiempo de lectura detenida para realizar una fundada valoración. De cualquier manera, tras su análisis, su consideración de “bendición” o “maldición” va a depender fundamentalmente de dos aspectos subjetivos: por un lado, la ideología de quien lo lee y, por otro, la medida en que a cada persona entienda que le afecta directamente alguna de las cuestiones planteadas en dicho texto.

Pondremos aquí nuestro granito de arena en esa voluntad de clarificación, enunciando lo más claramente posible un aspecto concreto de esta reforma: en qué medida afecta a las empresas (ahondando un poco en eso que se ha dado en llamar "flexibilidad laboral"). A partir de ahora, con esta reforma, se pretende que a las empresas les resulte más fácil y más barato:

- Contratar trabajadores: nueva modalidad de contratación indefinida, abaratamiento costes contratación –incentivos y bonificaciones de la administración–, ampliación de condiciones para la realización de contratos formativos, sustitución de trabajadores en formación por trabajadores beneficiarios de prestaciones por desempleo, posibilidad de actuación de las ETTs como Agencias de Colocación, …).

- Modificar las condiciones laborales de los trabajadores: horas extras en contratos a tiempo parcial, mayor prioridad del convenio colectivo de empresa, mayores posibilidades para cambiar salarios, tiempos de trabajo, movilidad funcional y geográfica, …).

- Despedir trabajadores: ampliación causas objetivas de despido, modificaciones procedimiento de despido colectivo, disminución de los costes del despido, …

Me temo que solo pasado un tiempo podrá verificarse si la esperanza que pudiera tener la población desempleada, de que realmente esta reforma tenga una incidencia relevante en la “creación de empleo”, se ve o no cumplida. Mientras asumamos nuestra responsabilidad individual de analizar y valorar lo que ella refleja y actuar en consecuencia.