Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

7sep/170

Afrontar los nuevos retos con Inteligencia Emocional

Aquí llega septiembre; un mes repleto de nuevos comienzos que recibimos expectantes, cargados de energía pero con cierta incertidumbre. Estrenamos curso, iniciamos proyectos, conseguimos empleo… Desconozco si te habrás fijado —a partir de ahora te aseguro que lo harás— en que cada vez más se habla de las emociones y del impacto de su adecuada gestión en entornos educativos y profesionales. Y es que no podemos dejar al margen una parte tan importante de nuestra esencia, la cual, además de haber contribuido a la supervivencia como especie, es capaz de movilizarnos hacia metas y objetivos propios. Si esto lo trasladamos al terreno organizativo, observamos que nos permite avanzar hacia propósitos y fines compartidos. O nos lo impide.

Pero las emociones no son nada nuevo, siempre han formado parte de la historia de la evolución del ser humano. Lo novedoso ha sido su investigación junto con la aparición de técnicas de neuroimagen y la posterior divulgación de cómo el desarrollo de la Inteligencia Emocional (IE) incide positivamente en los ámbitos personal, social, educativo y laboral; aquí, sin duda, y aunque existen otras aportaciones interesantes, poseen un papel fundamental en su estudio los psicólogos Salovey y Mayer; y como divulgador, el autor del best-seller mundial Inteligencia emocional, Daniel Goleman. Es cierto que estos autores comenzaron sus trabajos allá por la década de los noventa, pero hoy más que nunca, parece que la capacidad para identificar, gestionar y autorregular las propias emociones y en relación con los demás, es considerada una competencia imprescindible.

Nos movemos en escenarios profesionales tremendamente inestables que hacen necesario mantener una capacidad de adaptación que nos ayude a superar retos como el desempleo; a ser perseverantes y a mantener el entusiasmo frente a situaciones adversas; recuperarnos de un fracaso; aceptar y aprender rápido de los errores; establecer y mantener relaciones laborales de calidad; saber trabajar con diferentes personas, en diferentes situaciones y contextos; desarrollar una actitud emprendedora e intraemprendedora concentrados y atentos a la meta, sin olvidarnos del valor ético que debe guiar nuestras decisiones para alcanzarla. Y todo ello forma parte de nuestro repertorio de competencias emocionales. Pero, ¿solemos “entrenar” para  desplegar tales competencias? ¿Estamos preparados cuando terminamos la carrera u otros estudios para afrontar con confianza los desafíos que supone ejercer la profesión? ¿Y para ajustarnos con éxito a un mercado de trabajo dónde predomina la inestabilidad? ¿Estamos listos para soportar muchos “noes” antes de conseguir un gran “sí”? ¿Por qué en ocasiones nos encontramos con personas que poseen un gran talento y, sin embargo, no consiguen lo que quieren? ¿Qué les frena?

Si te has planteado algunas de estas preguntas, vamos bien.  Indica que formas parte del porcentaje de personas que comprenden la importancia de una formación integral que contemple la Educación Emocional como parte de su aprendizaje profesional. Grandes pensadores como Sócrates ya nos hablaron sobre el autoconocimiento (“Conócete a ti mismo”) como una clave básica y fundamental: es preciso conocernos para tomar consciencia de los recursos propios que poseemos y de los que podemos llegar a desplegar. En mi opinión, este conocimiento todavía tan poco usual acerca de nosotros mismos, sobre todo en lo que respecta a emociones, pensamientos, creencias, actitudes, comportamientos y hábitos es el primer paso para despertar nuestra Inteligencia Emocional,  ya que nos proporcionará información útil sobre aspectos que deberemos potenciar o —por el contrario— contrarrestar para alcanzar el bienestar físico, psicológico, social y profesional que deseamos.

Y tú, ¿te has propuesto ya el reto de empezar a mejorar tu IE?

Descripción de la autora: Ana Marfil es psicóloga, coach y formadora. Entusiasta del aprendizaje, la comunicación y el desarrollo personal en el ámbito profesional. Twitter: @Anamarfil

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Deja un comentario


Trackbacks deshabilitados.