Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

29sep/170

10 trabajos que desaparecerán tras la llegada de la inteligencia artificial

La llegada de la inteligencia artificial es inminente. Las últimas pruebas han demostrado que el éxito es tan grande que pronto llegarán a estar presente entre nosotros. Estos nuevos robots podrán interactuar con nosotros y satisfacer cualquier necesidad que tengamos sin la ayuda de los humanos.

Tras la implementación de estos robots, muchos puestos de trabajo pueden verse en peligro ya que estas máquinas serán más rápidas, eficaces y eficientes. Pueden trabajar 24 horas sin descanso ni necesidad de comer o ir al baño. ¡Y esto es un problema para los humanos!

Aunque sean muchas las ventajas que llegarán (sobre todo para los empresarios), es evidente que muchos puestos de trabajo que antes ocupaban los humanos serán sustituidos por estas máquinas. Os detallamos algunos de ellos:

1-     Chóferes: los coches autónomos ya son una realidad. Ya se pueden ver en nuestras ciudades. Además grandes empresas ya están invirtiendo mucho en estos vehículos ya que a parte de ahorrarse el conductor, tiene una mejor gestión del combustible y se espera una reducción del tráfico.

Esto traerá consigo a la reducción de puestos de trabajo de chóferes de taxi, de camiones y de cualquier otra posición que tenga que ver con esto.

2-     Vendedor telefónico: aunque ya muchas empresas usan máquinas para servicios de atención al cliente, esto se seguirá extendiendo. Como los nuevos robots con inteligencia artificial podrán interactuar como una persona, lo utilizarán para cualquier puesto de trabajo relacionado con atención telefónica, como los vendedores.

3-     Obreros: el famoso sistema SAM es mucho más rápido y eficaz que un obrero normal. Puede colocar en torno a 1200 ladrillos al día en comparación a los casi 500 que pueden poner las personas. ¡Y esto solo está empezando!

4-     Cuidadores y/o niñeras: la asistencia y cuidado de personas mayores y niños también sufrirá una revolución. La llegada de estos robots e incluso de nuevas tecnologías de vigilancia, terminará por sustituir a las personas que cuidan por estas máquinas. ¡Cómo en las películas!

5-     Cajeros y ejecutivos de cuentas en bancos: ya se sabe que la banca online ha conseguido reducir las visitas a bancos ya que se pueden hacer varias gestiones por internet.

Pues la llegadas de cajeros automáticos e inteligentes harán que una máquina pueda realizar las gestiones que hacen actualmente las personas con puestos de ejecutivos de cuentas.

6-     Contables: está ampliamente demostrados que las máquinas calcular mucho mejor que los humanos. Por ende está claro que llevar el control de las cuentas de una empresa terminará siendo responsabilidad de la inteligencia artificial, ya que esta no comete errores.

Llevará el control de las cifras, cuentas por pagar, evaluar pérdidas y ganancias, etc…

7-     Abogados: leer leyes y buscar casos relacionados es un trabajo que los abogados pueden hacer en horas, días e incluso semanas. Pero las máquinas lo pueden hacer en tan solo minutos. ¿Significará esto la desaparición de las personas que asisten a los abogados e incluso de los abogados en sí?

8-     Doctores y personal médico: ya se están empezando a usar máquinas para tratamientos o diagnósticos difíciles. Es tanta la demanda mundial por la sanidad que no hay tantas manos. Las llegadas de estás maquinas pueden empezar ayudando la necesidad de cubrir estas manos necesarias. ¿Y una vez que las cubran y se especialicen?

9-     Montaje de vehículos: ya hemos visto en varios programas y documentales sobre fabricación de vehículos que cada vez vemos menos humanos y más máquinas. Estas son más rápidas y no cometen absolutamente ningún fallo. Solo requiere una persona que les de mantenimiento y verifique cualquier posible ajuste.

10- Escritores: ¿estará este puesto en peligro realmente? Ya la inteligencia artificial está siendo cada vez más efectiva en la creación de contenido legible. No se sabe si con los futuros avances se podrá ir sustituyendo a escritores de tareas administrativas y luego a escritores de revistas y libros.

La verdad que la llegada de la inteligencia artificial se ha creado varios bandos: los que piensan que será muy positivo para la sociedad y los que piensan lo contrario.

La verdad que por ahora no lo sabremos pero si la llegada de estas máquinas significan la eliminación de puestos de trabajos para otras personas, yo personalmente no lo tengo tan claro.

7sep/170

Afrontar los nuevos retos con Inteligencia Emocional

Aquí llega septiembre; un mes repleto de nuevos comienzos que recibimos expectantes, cargados de energía pero con cierta incertidumbre. Estrenamos curso, iniciamos proyectos, conseguimos empleo… Desconozco si te habrás fijado —a partir de ahora te aseguro que lo harás— en que cada vez más se habla de las emociones y del impacto de su adecuada gestión en entornos educativos y profesionales. Y es que no podemos dejar al margen una parte tan importante de nuestra esencia, la cual, además de haber contribuido a la supervivencia como especie, es capaz de movilizarnos hacia metas y objetivos propios. Si esto lo trasladamos al terreno organizativo, observamos que nos permite avanzar hacia propósitos y fines compartidos. O nos lo impide.

Pero las emociones no son nada nuevo, siempre han formado parte de la historia de la evolución del ser humano. Lo novedoso ha sido su investigación junto con la aparición de técnicas de neuroimagen y la posterior divulgación de cómo el desarrollo de la Inteligencia Emocional (IE) incide positivamente en los ámbitos personal, social, educativo y laboral; aquí, sin duda, y aunque existen otras aportaciones interesantes, poseen un papel fundamental en su estudio los psicólogos Salovey y Mayer; y como divulgador, el autor del best-seller mundial Inteligencia emocional, Daniel Goleman. Es cierto que estos autores comenzaron sus trabajos allá por la década de los noventa, pero hoy más que nunca, parece que la capacidad para identificar, gestionar y autorregular las propias emociones y en relación con los demás, es considerada una competencia imprescindible.

Nos movemos en escenarios profesionales tremendamente inestables que hacen necesario mantener una capacidad de adaptación que nos ayude a superar retos como el desempleo; a ser perseverantes y a mantener el entusiasmo frente a situaciones adversas; recuperarnos de un fracaso; aceptar y aprender rápido de los errores; establecer y mantener relaciones laborales de calidad; saber trabajar con diferentes personas, en diferentes situaciones y contextos; desarrollar una actitud emprendedora e intraemprendedora concentrados y atentos a la meta, sin olvidarnos del valor ético que debe guiar nuestras decisiones para alcanzarla. Y todo ello forma parte de nuestro repertorio de competencias emocionales. Pero, ¿solemos “entrenar” para  desplegar tales competencias? ¿Estamos preparados cuando terminamos la carrera u otros estudios para afrontar con confianza los desafíos que supone ejercer la profesión? ¿Y para ajustarnos con éxito a un mercado de trabajo dónde predomina la inestabilidad? ¿Estamos listos para soportar muchos “noes” antes de conseguir un gran “sí”? ¿Por qué en ocasiones nos encontramos con personas que poseen un gran talento y, sin embargo, no consiguen lo que quieren? ¿Qué les frena?

Si te has planteado algunas de estas preguntas, vamos bien.  Indica que formas parte del porcentaje de personas que comprenden la importancia de una formación integral que contemple la Educación Emocional como parte de su aprendizaje profesional. Grandes pensadores como Sócrates ya nos hablaron sobre el autoconocimiento (“Conócete a ti mismo”) como una clave básica y fundamental: es preciso conocernos para tomar consciencia de los recursos propios que poseemos y de los que podemos llegar a desplegar. En mi opinión, este conocimiento todavía tan poco usual acerca de nosotros mismos, sobre todo en lo que respecta a emociones, pensamientos, creencias, actitudes, comportamientos y hábitos es el primer paso para despertar nuestra Inteligencia Emocional,  ya que nos proporcionará información útil sobre aspectos que deberemos potenciar o —por el contrario— contrarrestar para alcanzar el bienestar físico, psicológico, social y profesional que deseamos.

Y tú, ¿te has propuesto ya el reto de empezar a mejorar tu IE?

Descripción de la autora: Ana Marfil es psicóloga, coach y formadora. Entusiasta del aprendizaje, la comunicación y el desarrollo personal en el ámbito profesional. Twitter: @Anamarfil