Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

22ago/170

Cómo saber si estás en el trabajo correcto

Para muchas personas el trabajo es algo que tienen que hacer, no algo que quieren hacer. Hay gran número de encuestas que indican que muchas personas estarían más contentas en otro tipo de trabajo. Lograr tus metas no es tarea sencilla, pero te enseñamos ciertos pasos que te ayudarán con esto.

Cuando el trabajo es un placer, la vida es un disfrute. Cuando el trabajo es un deber, la vida es esclavizante” Maxim Gorky.

¿Serán verdad estas palabras?, hoy te queremos ayudar a que evalúes si tu trabajo en verdad te apasiona o solo lo haces para sobrevivir.

Te falta inspiración y estás aburrido.

Según Gananci, estas son unas de las razones para renunciar a tu empleo. ¿Recuerdas cuando comenzaste a trabajar en ese lugar? ¿Sentías pasión y emoción cada mañana? Aunque esa no fuera tu situación, tomar este trabajo en particular parecía ser una buena decisión debido a la paga, ubicación u oportunidad para avanzar. Ahora te estás presentando todas las mañanas aburrido, derrotado y sin esperanzas.

Conozco el sentimiento y he visto a varias personas pasar por esto. Considera si quieres seguir aguantando esto durante ocho horas (o más) de lunes a viernes.

No encajas.

Tal vez tienes un gran trabajo en el que ganas mucho dinero. Tal vez toleras a la mayoría de tus compañeros, pero sientes que no encajas. Algunas veces no hay nada de malo con el trabajo, sino que la empresa o el jefe no concuerdan con tus valores, ética o personalidad.

Estás es una situación difícil porque otro trabajo tal vez no sea tan diferente. Piensa qué pasaría si te acercaras a tu superior y tratarás de encontrar una mejor forma de encajar. Si ésa no es una opción o no puedes irte a otro departamento, puede ser momento de que te vayas de ahí.

Tienes lo que te mereces.

Normalmente cada uno tiene lo que merece en esta vida. Salvo desgracias o imprevistos, una cosa es cierta, tu situación actual es la consecuencia de tus decisiones pasadas. Si te hubieses enfocado al éxito, tendrías éxito, si te enfocas al fracaso, tendrás fracaso. Cambia tu actitud.

La pasión es el resultado de la excelencia.

Cuando sobresales o destacas en algo, es porque te gusta hacerlo. El mejor ejemplo de esto son los deportistas de élite. Nadie te va a ofrecer el trabajo de tus sueños si no eres realmente bueno en ello. Así que debes buscar ese talento innato que tienes para ciertas cosas, y explotarlo lo máximo posible para propiciar las oportunidades necesarias y así conseguir el trabajo de tus sueños.

No renuncies de inmediato.

Ten cuidado de permitir que tus sentimientos negativos afloren mientras estás en el trabajo. ¿Por qué? A pesar de que no estás satisfecho y puedes renunciar, lo deseable es que sea tu decisión, no de la empresa. Sé profesional y sigue adelante con tus responsabilidades. Si te despiden será mucho más difícil encontrar tu próxima oportunidad, recuerda que la hierba no es siempre más verde del otro lado de la cerca, y las nuevas pasturas no son siempre lo que uno pensaba que serían.

Cambie de trabajo sin cambiar de empresa.

Si estás contento con tu empleador, pero no con su función específica o jefe, considerar cambiar de trabajo dentro de la organización, o cambiar tu posición actual para que se adapte mejor a tus necesidades y/o metas.

Los grandes avances son raros.

Es un largo camino desde donde te encuentras hasta donde deseas llegar, sé paciente y concéntrate en tu visión avanzando gradualmente. Un cambio repentino a veces funciona, pero lo importante es que el cambio sea permanente. Acomodando las bases apropiadas, será más fácil entrar en tu nueva vida cómodamente sin el riesgo de que el contraste se convierta en un shock.

No están aprovechando tus habilidades.

Si siguen promoviendo a otras personas menos a ti, tal vez alguien de arriba no se ha dado cuenta de lo talentoso/a que eres. En lugar de desperdiciar tu potencial en ese lugar, cámbiate a otro en donde tu trabajo sea valorado y respetado.

Comienza a aprovechar tu tiempo para construir más opciones.

Se dice que el empleo es una solución de corto plazo para un problema de largo plazo.  Si crees que esto se aplique para ti, comienza a dedicar el tiempo de la TV, diversión o actividades no productivas a planear tu opción B.

Sin importar cuál sea la razón por querer renunciar, sólo tú puedes determinar si debes irte.  Aprende a confiar en ti mismo y a tomar los pasos necesarios para vivir la vida que quieres.

¿Te gustó este artículo?

¡Suscríbete a nuestro feed RSS!

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Deja un comentario


Trackbacks deshabilitados.