Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

10jul/170

Observatorio de Empleo de la Universidad de Granada

El pasado día 4 de Julio se presentaron en el Hospital Real dos informes realizados por el Observatorio de Empleo del Centro de Promoción de Empleo y Prácticas de la Universidad de Granada, que han tratado da aportar algo de luz respecto a la situación laboral de los egresados a lo largo del tiempo (promociones 2012-2013 y 2013-2014) por un lado, y en las demandas del mercado laboral a l@s titulad@s universitari@s (años 2015 y 2016) por otro.

En el primero de los informes, que analiza la situación laboral de las personas graduadas, un año y dos después de finalizar sus estudios, destacamos los siguientes datos.

  • Casi la mitad (45,9%) de los egresados de primer y segundo ciclo en el curso 2013-2014 se encuentran ocupados en el año posterior a titularse. Ese porcentaje se ve ampliamente superado a dos años desde el egreso, alcanzando la tasa de inserción en ese momento el 84%. Ocurre en este período que también sale de la Universidad de Granada la primera promoción de Graduados (estudiantes que finalizan sus estudios de Grado, que reemplazan a Diplomaturas y Licenciaturas). En ese caso la tasa de inserción es algo inferior (Tasa de inserción del 34,1% tras un año desde el egreso).
  • Para el caso de los másteres oficiales y para los doctores se produce la tasa de inserción más elevada de todos los colectivos, más de la mitad de ellos (51%) encuentran trabajo durante el primer año después del egreso.
  • Un dato de especial interés es el tiempo medio que tarda en formalizarse el primer contrato después del egreso:
    • 4 meses y 7 días entre los egresados del primer y segundo ciclo.
    • 5 meses y 18 días en el caso de los grados.
    • 4 meses y 2 días entre quienes finalizaron másteres oficiales
    • 2 meses y 26 días entre los doctores.

El segundo de los estudios se pedía a los empleadores que señalaran e identificaran sus demandas respecto a l@s universitari@s que quieren iniciar su andadura laboral.

Los empleadores destacan los programas de prácticas en empresa como instrumento clave, demostrado por el alto porcentaje de empresas/entidades que acogen a estudiantes en prácticas (88%), el porcentaje de contratación posterior derivado de las mismas (58%) y al ser utilizadas como el principal canal de reclutamiento (32,4%).

También hay titulaciones que tienen mayor fortuna a la hora de que se realicen contratos de trabajo. Los titulados más demandados por las empresas son los de grado de Administración y Dirección de Empresas, Ingeniería Informática y Arquitectura.

Este tipo de estudios, especialmente el de la situación de egresados, vienen realizándose anualmente desde el año 2007. En el margen de tiempo añalizado, 2007-2015, ya se aprecia como tras varios años de crisis, desde el año 2014 viene produciéndose un cambio de tendencia en prácticamente todos los indicadores de empleo analizados que refleja la mejora de la inserción laboral de los egresados de la Universidad de Granada.

Solo cabe estar atentos a los próximos informes del Observatorio de Empleo de la Universidad de Granada para comprobar la solidez de las tendencias que se van vislumbrando.

6jul/170

Aprendibilidad o el arte del aprendizaje continuo

No te preocupes si no obtienes resultados al teclear esta palabra en el buscador de la Real Academia Española de la Lengua. Sin duda, te resultará comprensible si te avanzo que la archiconocida, reiterada y necesaria “empleabilidad” (en la que se encuadra el nuevo concepto)  apareció en su 23.ª edición del Diccionario académico en su versión papel, hace tan sólo dos años y medio, en octubre de 2014. Un año después, lo haría en su versión digital.

Sin embargo, el que tan singular término no esté reconocido aún por la citada institución no nos exime de estar atentos a los requerimientos de un mercado laboral cambiante dónde ya es más que una realidad. De hecho, tal habilidad es considerada como una auténtica ventaja competitiva para las empresas y una diferenciación positiva tanto para quien trabaja de forma independiente como para aquellos que buscan empleo, quieren mejorar el que tienen, o pretenden promocionar dentro de su organización. Por ello, pensar que terminar la carrera, un máster o ser contratado pone fin a la vida de aprendiz, estaría limitando gravemente  el desarrollo de nuestra carrera profesional.

Ya sea utilizando el extranjerismo Learnability o su traducción al castellano —Aprendibilidadnos estamos refiriendo a la habilidad personal de aprendizaje continuo, rápido y adecuado a las necesidades del momento. Desenvolvernos en un entorno dónde los cambios acelerados son la constante, nos insta a despertar nuestros sentidos prestando especial atención a las demandas y tendencias del mismo; hacerlo, no solo mejorará la adaptación al medio sino que favorecerá la innovación. Para lograrlo, el reto consiste en ser capaces de abandonar ágilmente la zona de confort, abrir nuestra mente y estar dispuestos a aceptar la incertidumbre aplicando un grado importante de flexibilidad. Aquí es dónde reside el arte de poner en marcha los recursos emocionales claves que nos ayuden a mantener una actitud positiva, fortalecer el compromiso y a ejercer una responsabilidad y una autonomía personal adecuada.

La irrupción y el trepidante avance de las TIC´s han sido parte fundamental de este cambio cultural, social, económico, educativo y laboral que ha evolucionado hacia la Sociedad del Conocimiento; lo que a su vez, está convirtiéndose en el aliado perfecto para aquellos que  precisan obtener actualizaciones formativas ajustadas a sus intereses y recursos económicos, de tiempo y espacio, permitiendo el acceso a la información en cualquier momento, desde cualquier lugar. Y no sólo eso. Además, nos permite construir conocimiento en las interacciones con otros profesionales ubicados en cualquier parte del mundo; haciendo posible un enriquecimiento de perspectivas a través del diálogo, el debate, las experiencias y el conocimiento compartido que incida en el progreso y el bienestar de la sociedad. Iniciativas como Miriadax, Coursera, Andalucía Compromiso Digital, entre otros MOOC´s, son algunos ejemplos basados en el aprendizaje a la carta.

En resumen, independientemente del idioma que utilicemos para nombrarla, alcanzar un grado óptimo de Aprendibilidad es —además de una competencia valorada— una actitud imprescindible en la Era Digital. Y lo que es más, se trata de un medio excepcional para incrementar la propia empleabilidad expandiendo las posibilidades, las potencialidades y el talento laboral. Por cierto, ¿qué nota te pones en Aprendibilidad?

Descripción de la autora: Ana Marfil es psicóloga, coach y formadora. Entusiasta del aprendizaje, la comunicación y el desarrollo personal en el ámbito profesional. Twitter: @Anamarfil

5jul/170

¿Cómo saber en qué etapa de tu carrera profesional te encuentras?

¿En qué etapa de tu carrera profesional te encuentras? ¿Te sientes miserable, trabajando cada día sin algún propósito? ¿Estás emocionado por subir la escalera organizacional? O, estás atrapado preguntándote si tu empleo actual es el último que tendrás.

Las personas que son infelices en su empleo actual, nunca encontrarán un mejor empleo hasta que tengan conocimiento de la etapa profesional en la que se encuentran. Esto es lo que llamamos el Modelo de Posicionamiento de Carrera.

Tener una perspectiva de tu etapa actual en tu carrera profesional te ayudará a definir tu futuro. La mayoría de nosotros tenemos 5 posibles etapas de posicionamiento de carrera:

Movilidad ascendente

Aquellos que se encuentran en esta etapa, están tratando de ascender dentro de su organización actual. Quieren ganar más estatus o responsabilidad y están motivados a lograr más. Es posible que hayas sido preparado para esta etapa a través de un programa de liderazgo o de desarrollo potencial. Esto te ha dado un apetito de ir por más de lo que ya tienes: más trabajo importante, más dinero, un carro más grande, una mejor oficina, etc.

A veces, con el pasar de los años, el fuego que nos dirige a movernos hacia arriba empieza a apagarse. En algún momento, ya no estamos motivados por el siguiente gran trabajo o cargo. Las aspiraciones, deseos y ganas de superación empiezan a cambiar con el tiempo. Cuando el deseo de moverse hacia arriba disminuya, es tiempo de reflexionar internamente o trabajar con un buen coach o mentor para encontrar nuevas aspiraciones que se encuentren mejor alineadas con la persona que eres y el lugar en el que estás.

Desaceleración

Has trabajado duro, has tenido varios logros, pero algo cambia y quieres bajar el ritmo, dedicar más tiempo a objetivos más personales, posiblemente dejando de lado tus objetivos profesionales. Tal vez necesites cuidar a un familiar enfermo. O has llegado a “la etapa maternal” o “etapa paternal” y tu familia está creciendo. Esto es lo que se conoce como etapa de desaceleración. La desaceleración puede ser temporal o puede ser tu siguiente y posible última fase de carrera.

Si la desaceleración ocurre en una etapa temprana de tu carrera profesional y piensas que puedes volver a reincorporarte en unos pocos meses o par de años, ten cuidado, puede pasar muchas cosas mientras estás fuera en tu etapa de desaceleración. Esto puede crear divisiones o desconexiones entre tu organización, tus compañeros y tú. Planea tu desaceleración cuidadosamente e incluye un camino para reincorporarte. Si es posible, negocia los términos de una re-incorporación antes de irte, así todos sabrán que volverás y tú lo que harás.

Moverse Lateralmente

Eres perfectamente feliz en tu posición actual, y no necesariamente deseas ascender. Tú no necesitas más responsabilidad o dinero. Pero siempre buscas nuevos y diferentes desafíos. El movimiento lateral es para ti.

Aunque no te estés moviendo hacia arriba, “moverse lateralmente” puede proveerte muchos beneficios a tu carrera a largo plazo. Puede enriquecer tu experiencia y conjunto de habilidades, haciéndote un candidato ideal para cualquier futuro ascenso.

Preparando la salida

Estás trabajando para un jefe o equipo con el que no te llevas nada bien. ¿Dejas la compañía o solo el departamento? Ambas alternativas pueden proveer un alivio e incrementar la satisfacción laboral si se planea debidamente.

Moverte a otro departamento o unidad de negocio dentro de tu organización puede brindarte el mismo alivio que dejar ambos juntos. Sientes la misma emoción de tener nuevos desafíos y trabajar con nuevas personas, pero sin el estrés del cambio de trabajo. A veces, la única forma de crecer como persona es encontrar una organización completamente nueva. Hay muchas personas que no encontraban su verdadero propósito hasta que dejaron sus organizaciones y empezaron de nuevo.

Aceptar el presente

Este es la última etapa, pero no por eso menos importante. De cierta forma, esta puede ser la mejor etapa de tu carrera profesional. Estás en una organización y/o en un trabajo que amas. No tienes algún interés de realizar algún cambio. Realmente sientes que estás haciendo lo que estás destinado a hacer.

Disfruta esta etapa de carrera, puede durar meses, años o más.

Trata de identificar en qué etapa te encuentras tú. Tal vez sientes que tienes un pie en una etapa y el otro pie en otra, o reconoces que te has movido de una a otra y ahora estás moviéndote hacia otra. Reflexionar en las diferentes etapas del desarrollo de una carrera te ayudará a entender qué te conduce a una vida laboral satisfactoria.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Twitter: @edigomben