Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

25ene/110

Vaya lio lo de las prácticas

Para los orientadores una de las consultas más habituales de nuestros usuarios tiene que ver con “las prácticas”. Cuando una persona que acude a su orientador/a realiza comentarios del tipo “Me gustaría saber cómo puedo trabajar en prácticas” siempre se nos eriza la piel pensando que lo que toca es aclarar el lio que suele generar este tipo de enunciado.

Con el término “prácticas” podemos referirnos sobre todo a dos cosas muy diferentes:

-          Por un lado, con esa palabra se designa a las becas formativas. En este caso en realidad la demanda del alumno/a o el titulado/a (hay programas de prácticas en ambas situaciones) se refiere a su participación en un programa formativo de prácticas (en empresas o en otro tipo de organizaciones -ONG, Fundaciones, etc.-). Con estas prácticas no existe relación laboral, no existe ningún contrato, tan solo se trata de una relación formativa plasmada por escrito mediante un convenio. Tampoco es correcto hablar aquí de remuneración ni de salario, para evitar confusiones es mejor referirse a beca o dotación económica. Es decir se trata de un programa formativo de prácticas cuya relación se plasma mediante un convenio y donde el alumno/a es becado.

-          La otra referencia a las “prácticas” se refiere a una de las modalidades de contratación por cuenta ajena: el contrato de prácticas. En este caso si podemos hablar de un trabajo existiendo una relación laboral entre el contratante y el contratado. Se firma un contrato (además existe un modelo de contrato específico) que está sujeto al Estatuto de los trabajadores y/o a su respectivo convenio colectivo. Y se recibe un salario por el trabajo realizado.

Así pues la distinción parece clara, en el primer caso se trata de una beca formativa (en prácticas) y en el segundo de un contrato de trabajo.

12ene/110

USAR LA RED PARA BUSCAR EMPLEO: Motores de Búsqueda

 Empiezo aquí el a desgranar un poco más las diferentes herramientas y utilidades de la red que pueden ser utilizadas para la búsqueda de empleo (las top ten citadas en el artículo del día 7 de diciembre). Quiero comenzar precisamente por la herramienta más y peor usada, los buscadores.

 Empecemos por definirlos. Los buscadores, motores de navegación o motores de búsqueda son programas o herramientas interactivas que facilitan la búsqueda y recuperación de información en Internet. Así pues, se trata de sitios web especializados en organizar, clasificar y localizar información publicada en la red (Internet).

 Como comentaba al principio, en términos generales la potencialidad de los motores de búsqueda suele estar poco y mal aprovechada. Me explico.

POCO APROVECHADA. Hay empresas que saben venderse realmente bien, y Google (no discuto sus merecimientos) es una de ellas. Hasta tal punto que parece haber convencido a la mayoría de la gente de que si buscas algo la mejor manera de encontrarlo es usar su buscador. Bueno, pues hay vida más allá de Google, de hecho hay mucha vida más allá de Google. Veamos algunas pistas sobre esa otra vida.

Los Metabuscadores. Internet dispone de herramientas que permiten interrogar varias bases de datos simultáneamente desde una única interfaz, a ellos se les denomina metabuscadores, buscadores múltiples, multimotores o megabuscadores. Porqué usar una única base de datos, la de Google, pudiendo utilizar una herramienta que nos posibilita buscar en varias a la vez. Aquí van 3 ejemplos (en realidad en mi opinión son los mejores) de metabuscadores: Ixquick, Metacrawler y Dogpile. Estos utilizan en sus búsquedas fundamentalmente Google, Yahoo, Bing y Ask.

 Internet Invisible. Existe un gran volumen de información no accesible para los robots de los buscadores: Catálogos de bibliotecas y bases de datos; Revistas electrónicas y archivos de documentos, tanto de acceso gratuito como por suscripción, protegidas por clave de acceso;  Depósitos de documentos en formatos no indezables; Recursos estadísticos que permanecen invisibles en instituciones académicas y centros de conocimiento, etc. Se estima que los buscadores más potentes solamente accede a alrededor del 15% de la información. Para acceder a esta información (Internet invisible) podemos usar diversos servicios (en definitiva también “buscadores”). Ejemplos: Completeplanet / Brigthplanet; Internetinvisible (español); Turbo10; Northernlight.

 MAL APROVECHADA. Cuando utilizamos cualquiera de los buscadores más conocidos (Yahoo, Google, Bing, …) solemos olvidar u obviar el recurso de la búsqueda avanzada de que disponen estos motores de búsqueda. La búsqueda avanzada permitirá eliminar mucha de esta basurilla que oscurece el camino para lograr nuestro objetivo. Marcar para que aparezcan las palabras exactas que delimitemos, evitar que aparezcan otras, delimitar la región de búsqueda, etc. son opciones fáciles de usar en estos menús de búsqueda avanzada y con excelentes resultados. También puedes usar pequeños trucos que agilizarán la búsqueda y la harán más eficaz:

o Escribir el texto en minúsculas y sin acentos.

o No utilizar una sola palabra de búsqueda.

o Entrecomillar las palabras que se desean recuperar juntas.

o Navegar las horas de menos tráfico.

o Utilizar operadores lógicos para la búsqueda (and, or, and not, …).

o Usar sinónimos de palabras muy frecuentes.

o Comenzar con pocos términos y si se producen muchos resultados ir ajustando con la inclusión de más palabras significativas.

o Utilizar como idioma comodín el inglés (el mayor volumen de información publicado en Internet está en este idioma).

 Incorporemos a nuestros hábitos de búsqueda estas herramientas y esta forma de búsqueda y obtendremos resultados sensiblemente mejores y empleando además menos tiempo en ellas.