Blog Teleorientación UGR Centro de Promoción de Empleo y Prácticas, Vicerrectorado de Estudiantes. Universidad de Granada

7sep/170

Afrontar los nuevos retos con Inteligencia Emocional

Aquí llega septiembre; un mes repleto de nuevos comienzos que recibimos expectantes, cargados de energía pero con cierta incertidumbre. Estrenamos curso, iniciamos proyectos, conseguimos empleo… Desconozco si te habrás fijado —a partir de ahora te aseguro que lo harás— en que cada vez más se habla de las emociones y del impacto de su adecuada gestión en entornos educativos y profesionales. Y es que no podemos dejar al margen una parte tan importante de nuestra esencia, la cual, además de haber contribuido a la supervivencia como especie, es capaz de movilizarnos hacia metas y objetivos propios. Si esto lo trasladamos al terreno organizativo, observamos que nos permite avanzar hacia propósitos y fines compartidos. O nos lo impide.

Pero las emociones no son nada nuevo, siempre han formado parte de la historia de la evolución del ser humano. Lo novedoso ha sido su investigación junto con la aparición de técnicas de neuroimagen y la posterior divulgación de cómo el desarrollo de la Inteligencia Emocional (IE) incide positivamente en los ámbitos personal, social, educativo y laboral; aquí, sin duda, y aunque existen otras aportaciones interesantes, poseen un papel fundamental en su estudio los psicólogos Salovey y Mayer; y como divulgador, el autor del best-seller mundial Inteligencia emocional, Daniel Goleman. Es cierto que estos autores comenzaron sus trabajos allá por la década de los noventa, pero hoy más que nunca, parece que la capacidad para identificar, gestionar y autorregular las propias emociones y en relación con los demás, es considerada una competencia imprescindible.

Nos movemos en escenarios profesionales tremendamente inestables que hacen necesario mantener una capacidad de adaptación que nos ayude a superar retos como el desempleo; a ser perseverantes y a mantener el entusiasmo frente a situaciones adversas; recuperarnos de un fracaso; aceptar y aprender rápido de los errores; establecer y mantener relaciones laborales de calidad; saber trabajar con diferentes personas, en diferentes situaciones y contextos; desarrollar una actitud emprendedora e intraemprendedora concentrados y atentos a la meta, sin olvidarnos del valor ético que debe guiar nuestras decisiones para alcanzarla. Y todo ello forma parte de nuestro repertorio de competencias emocionales. Pero, ¿solemos “entrenar” para  desplegar tales competencias? ¿Estamos preparados cuando terminamos la carrera u otros estudios para afrontar con confianza los desafíos que supone ejercer la profesión? ¿Y para ajustarnos con éxito a un mercado de trabajo dónde predomina la inestabilidad? ¿Estamos listos para soportar muchos “noes” antes de conseguir un gran “sí”? ¿Por qué en ocasiones nos encontramos con personas que poseen un gran talento y, sin embargo, no consiguen lo que quieren? ¿Qué les frena?

Si te has planteado algunas de estas preguntas, vamos bien.  Indica que formas parte del porcentaje de personas que comprenden la importancia de una formación integral que contemple la Educación Emocional como parte de su aprendizaje profesional. Grandes pensadores como Sócrates ya nos hablaron sobre el autoconocimiento (“Conócete a ti mismo”) como una clave básica y fundamental: es preciso conocernos para tomar consciencia de los recursos propios que poseemos y de los que podemos llegar a desplegar. En mi opinión, este conocimiento todavía tan poco usual acerca de nosotros mismos, sobre todo en lo que respecta a emociones, pensamientos, creencias, actitudes, comportamientos y hábitos es el primer paso para despertar nuestra Inteligencia Emocional,  ya que nos proporcionará información útil sobre aspectos que deberemos potenciar o —por el contrario— contrarrestar para alcanzar el bienestar físico, psicológico, social y profesional que deseamos.

Y tú, ¿te has propuesto ya el reto de empezar a mejorar tu IE?

Descripción de la autora: Ana Marfil es psicóloga, coach y formadora. Entusiasta del aprendizaje, la comunicación y el desarrollo personal en el ámbito profesional. Twitter: @Anamarfil

22ago/170

Cómo saber si estás en el trabajo correcto

Para muchas personas el trabajo es algo que tienen que hacer, no algo que quieren hacer. Hay gran número de encuestas que indican que muchas personas estarían más contentas en otro tipo de trabajo. Lograr tus metas no es tarea sencilla, pero te enseñamos ciertos pasos que te ayudarán con esto.

Cuando el trabajo es un placer, la vida es un disfrute. Cuando el trabajo es un deber, la vida es esclavizante” Maxim Gorky.

¿Serán verdad estas palabras?, hoy te queremos ayudar a que evalúes si tu trabajo en verdad te apasiona o solo lo haces para sobrevivir.

Te falta inspiración y estás aburrido.

Según Gananci, estas son unas de las razones para renunciar a tu empleo. ¿Recuerdas cuando comenzaste a trabajar en ese lugar? ¿Sentías pasión y emoción cada mañana? Aunque esa no fuera tu situación, tomar este trabajo en particular parecía ser una buena decisión debido a la paga, ubicación u oportunidad para avanzar. Ahora te estás presentando todas las mañanas aburrido, derrotado y sin esperanzas.

Conozco el sentimiento y he visto a varias personas pasar por esto. Considera si quieres seguir aguantando esto durante ocho horas (o más) de lunes a viernes.

No encajas.

Tal vez tienes un gran trabajo en el que ganas mucho dinero. Tal vez toleras a la mayoría de tus compañeros, pero sientes que no encajas. Algunas veces no hay nada de malo con el trabajo, sino que la empresa o el jefe no concuerdan con tus valores, ética o personalidad.

Estás es una situación difícil porque otro trabajo tal vez no sea tan diferente. Piensa qué pasaría si te acercaras a tu superior y tratarás de encontrar una mejor forma de encajar. Si ésa no es una opción o no puedes irte a otro departamento, puede ser momento de que te vayas de ahí.

Tienes lo que te mereces.

Normalmente cada uno tiene lo que merece en esta vida. Salvo desgracias o imprevistos, una cosa es cierta, tu situación actual es la consecuencia de tus decisiones pasadas. Si te hubieses enfocado al éxito, tendrías éxito, si te enfocas al fracaso, tendrás fracaso. Cambia tu actitud.

La pasión es el resultado de la excelencia.

Cuando sobresales o destacas en algo, es porque te gusta hacerlo. El mejor ejemplo de esto son los deportistas de élite. Nadie te va a ofrecer el trabajo de tus sueños si no eres realmente bueno en ello. Así que debes buscar ese talento innato que tienes para ciertas cosas, y explotarlo lo máximo posible para propiciar las oportunidades necesarias y así conseguir el trabajo de tus sueños.

No renuncies de inmediato.

Ten cuidado de permitir que tus sentimientos negativos afloren mientras estás en el trabajo. ¿Por qué? A pesar de que no estás satisfecho y puedes renunciar, lo deseable es que sea tu decisión, no de la empresa. Sé profesional y sigue adelante con tus responsabilidades. Si te despiden será mucho más difícil encontrar tu próxima oportunidad, recuerda que la hierba no es siempre más verde del otro lado de la cerca, y las nuevas pasturas no son siempre lo que uno pensaba que serían.

Cambie de trabajo sin cambiar de empresa.

Si estás contento con tu empleador, pero no con su función específica o jefe, considerar cambiar de trabajo dentro de la organización, o cambiar tu posición actual para que se adapte mejor a tus necesidades y/o metas.

Los grandes avances son raros.

Es un largo camino desde donde te encuentras hasta donde deseas llegar, sé paciente y concéntrate en tu visión avanzando gradualmente. Un cambio repentino a veces funciona, pero lo importante es que el cambio sea permanente. Acomodando las bases apropiadas, será más fácil entrar en tu nueva vida cómodamente sin el riesgo de que el contraste se convierta en un shock.

No están aprovechando tus habilidades.

Si siguen promoviendo a otras personas menos a ti, tal vez alguien de arriba no se ha dado cuenta de lo talentoso/a que eres. En lugar de desperdiciar tu potencial en ese lugar, cámbiate a otro en donde tu trabajo sea valorado y respetado.

Comienza a aprovechar tu tiempo para construir más opciones.

Se dice que el empleo es una solución de corto plazo para un problema de largo plazo.  Si crees que esto se aplique para ti, comienza a dedicar el tiempo de la TV, diversión o actividades no productivas a planear tu opción B.

Sin importar cuál sea la razón por querer renunciar, sólo tú puedes determinar si debes irte.  Aprende a confiar en ti mismo y a tomar los pasos necesarios para vivir la vida que quieres.

10jul/170

Observatorio de Empleo de la Universidad de Granada

El pasado día 4 de Julio se presentaron en el Hospital Real dos informes realizados por el Observatorio de Empleo del Centro de Promoción de Empleo y Prácticas de la Universidad de Granada, que han tratado da aportar algo de luz respecto a la situación laboral de los egresados a lo largo del tiempo (promociones 2012-2013 y 2013-2014) por un lado, y en las demandas del mercado laboral a l@s titulad@s universitari@s (años 2015 y 2016) por otro.

En el primero de los informes, que analiza la situación laboral de las personas graduadas, un año y dos después de finalizar sus estudios, destacamos los siguientes datos.

  • Casi la mitad (45,9%) de los egresados de primer y segundo ciclo en el curso 2013-2014 se encuentran ocupados en el año posterior a titularse. Ese porcentaje se ve ampliamente superado a dos años desde el egreso, alcanzando la tasa de inserción en ese momento el 84%. Ocurre en este período que también sale de la Universidad de Granada la primera promoción de Graduados (estudiantes que finalizan sus estudios de Grado, que reemplazan a Diplomaturas y Licenciaturas). En ese caso la tasa de inserción es algo inferior (Tasa de inserción del 34,1% tras un año desde el egreso).
  • Para el caso de los másteres oficiales y para los doctores se produce la tasa de inserción más elevada de todos los colectivos, más de la mitad de ellos (51%) encuentran trabajo durante el primer año después del egreso.
  • Un dato de especial interés es el tiempo medio que tarda en formalizarse el primer contrato después del egreso:
    • 4 meses y 7 días entre los egresados del primer y segundo ciclo.
    • 5 meses y 18 días en el caso de los grados.
    • 4 meses y 2 días entre quienes finalizaron másteres oficiales
    • 2 meses y 26 días entre los doctores.

El segundo de los estudios se pedía a los empleadores que señalaran e identificaran sus demandas respecto a l@s universitari@s que quieren iniciar su andadura laboral.

Los empleadores destacan los programas de prácticas en empresa como instrumento clave, demostrado por el alto porcentaje de empresas/entidades que acogen a estudiantes en prácticas (88%), el porcentaje de contratación posterior derivado de las mismas (58%) y al ser utilizadas como el principal canal de reclutamiento (32,4%).

También hay titulaciones que tienen mayor fortuna a la hora de que se realicen contratos de trabajo. Los titulados más demandados por las empresas son los de grado de Administración y Dirección de Empresas, Ingeniería Informática y Arquitectura.

Este tipo de estudios, especialmente el de la situación de egresados, vienen realizándose anualmente desde el año 2007. En el margen de tiempo añalizado, 2007-2015, ya se aprecia como tras varios años de crisis, desde el año 2014 viene produciéndose un cambio de tendencia en prácticamente todos los indicadores de empleo analizados que refleja la mejora de la inserción laboral de los egresados de la Universidad de Granada.

Solo cabe estar atentos a los próximos informes del Observatorio de Empleo de la Universidad de Granada para comprobar la solidez de las tendencias que se van vislumbrando.

6jul/170

Aprendibilidad o el arte del aprendizaje continuo

No te preocupes si no obtienes resultados al teclear esta palabra en el buscador de la Real Academia Española de la Lengua. Sin duda, te resultará comprensible si te avanzo que la archiconocida, reiterada y necesaria “empleabilidad” (en la que se encuadra el nuevo concepto)  apareció en su 23.ª edición del Diccionario académico en su versión papel, hace tan sólo dos años y medio, en octubre de 2014. Un año después, lo haría en su versión digital.

Sin embargo, el que tan singular término no esté reconocido aún por la citada institución no nos exime de estar atentos a los requerimientos de un mercado laboral cambiante dónde ya es más que una realidad. De hecho, tal habilidad es considerada como una auténtica ventaja competitiva para las empresas y una diferenciación positiva tanto para quien trabaja de forma independiente como para aquellos que buscan empleo, quieren mejorar el que tienen, o pretenden promocionar dentro de su organización. Por ello, pensar que terminar la carrera, un máster o ser contratado pone fin a la vida de aprendiz, estaría limitando gravemente  el desarrollo de nuestra carrera profesional.

Ya sea utilizando el extranjerismo Learnability o su traducción al castellano —Aprendibilidadnos estamos refiriendo a la habilidad personal de aprendizaje continuo, rápido y adecuado a las necesidades del momento. Desenvolvernos en un entorno dónde los cambios acelerados son la constante, nos insta a despertar nuestros sentidos prestando especial atención a las demandas y tendencias del mismo; hacerlo, no solo mejorará la adaptación al medio sino que favorecerá la innovación. Para lograrlo, el reto consiste en ser capaces de abandonar ágilmente la zona de confort, abrir nuestra mente y estar dispuestos a aceptar la incertidumbre aplicando un grado importante de flexibilidad. Aquí es dónde reside el arte de poner en marcha los recursos emocionales claves que nos ayuden a mantener una actitud positiva, fortalecer el compromiso y a ejercer una responsabilidad y una autonomía personal adecuada.

La irrupción y el trepidante avance de las TIC´s han sido parte fundamental de este cambio cultural, social, económico, educativo y laboral que ha evolucionado hacia la Sociedad del Conocimiento; lo que a su vez, está convirtiéndose en el aliado perfecto para aquellos que  precisan obtener actualizaciones formativas ajustadas a sus intereses y recursos económicos, de tiempo y espacio, permitiendo el acceso a la información en cualquier momento, desde cualquier lugar. Y no sólo eso. Además, nos permite construir conocimiento en las interacciones con otros profesionales ubicados en cualquier parte del mundo; haciendo posible un enriquecimiento de perspectivas a través del diálogo, el debate, las experiencias y el conocimiento compartido que incida en el progreso y el bienestar de la sociedad. Iniciativas como Miriadax, Coursera, Andalucía Compromiso Digital, entre otros MOOC´s, son algunos ejemplos basados en el aprendizaje a la carta.

En resumen, independientemente del idioma que utilicemos para nombrarla, alcanzar un grado óptimo de Aprendibilidad es —además de una competencia valorada— una actitud imprescindible en la Era Digital. Y lo que es más, se trata de un medio excepcional para incrementar la propia empleabilidad expandiendo las posibilidades, las potencialidades y el talento laboral. Por cierto, ¿qué nota te pones en Aprendibilidad?

Descripción de la autora: Ana Marfil es psicóloga, coach y formadora. Entusiasta del aprendizaje, la comunicación y el desarrollo personal en el ámbito profesional. Twitter: @Anamarfil

5jul/170

¿Cómo saber en qué etapa de tu carrera profesional te encuentras?

¿En qué etapa de tu carrera profesional te encuentras? ¿Te sientes miserable, trabajando cada día sin algún propósito? ¿Estás emocionado por subir la escalera organizacional? O, estás atrapado preguntándote si tu empleo actual es el último que tendrás.

Las personas que son infelices en su empleo actual, nunca encontrarán un mejor empleo hasta que tengan conocimiento de la etapa profesional en la que se encuentran. Esto es lo que llamamos el Modelo de Posicionamiento de Carrera.

Tener una perspectiva de tu etapa actual en tu carrera profesional te ayudará a definir tu futuro. La mayoría de nosotros tenemos 5 posibles etapas de posicionamiento de carrera:

Movilidad ascendente

Aquellos que se encuentran en esta etapa, están tratando de ascender dentro de su organización actual. Quieren ganar más estatus o responsabilidad y están motivados a lograr más. Es posible que hayas sido preparado para esta etapa a través de un programa de liderazgo o de desarrollo potencial. Esto te ha dado un apetito de ir por más de lo que ya tienes: más trabajo importante, más dinero, un carro más grande, una mejor oficina, etc.

A veces, con el pasar de los años, el fuego que nos dirige a movernos hacia arriba empieza a apagarse. En algún momento, ya no estamos motivados por el siguiente gran trabajo o cargo. Las aspiraciones, deseos y ganas de superación empiezan a cambiar con el tiempo. Cuando el deseo de moverse hacia arriba disminuya, es tiempo de reflexionar internamente o trabajar con un buen coach o mentor para encontrar nuevas aspiraciones que se encuentren mejor alineadas con la persona que eres y el lugar en el que estás.

Desaceleración

Has trabajado duro, has tenido varios logros, pero algo cambia y quieres bajar el ritmo, dedicar más tiempo a objetivos más personales, posiblemente dejando de lado tus objetivos profesionales. Tal vez necesites cuidar a un familiar enfermo. O has llegado a “la etapa maternal” o “etapa paternal” y tu familia está creciendo. Esto es lo que se conoce como etapa de desaceleración. La desaceleración puede ser temporal o puede ser tu siguiente y posible última fase de carrera.

Si la desaceleración ocurre en una etapa temprana de tu carrera profesional y piensas que puedes volver a reincorporarte en unos pocos meses o par de años, ten cuidado, puede pasar muchas cosas mientras estás fuera en tu etapa de desaceleración. Esto puede crear divisiones o desconexiones entre tu organización, tus compañeros y tú. Planea tu desaceleración cuidadosamente e incluye un camino para reincorporarte. Si es posible, negocia los términos de una re-incorporación antes de irte, así todos sabrán que volverás y tú lo que harás.

Moverse Lateralmente

Eres perfectamente feliz en tu posición actual, y no necesariamente deseas ascender. Tú no necesitas más responsabilidad o dinero. Pero siempre buscas nuevos y diferentes desafíos. El movimiento lateral es para ti.

Aunque no te estés moviendo hacia arriba, “moverse lateralmente” puede proveerte muchos beneficios a tu carrera a largo plazo. Puede enriquecer tu experiencia y conjunto de habilidades, haciéndote un candidato ideal para cualquier futuro ascenso.

Preparando la salida

Estás trabajando para un jefe o equipo con el que no te llevas nada bien. ¿Dejas la compañía o solo el departamento? Ambas alternativas pueden proveer un alivio e incrementar la satisfacción laboral si se planea debidamente.

Moverte a otro departamento o unidad de negocio dentro de tu organización puede brindarte el mismo alivio que dejar ambos juntos. Sientes la misma emoción de tener nuevos desafíos y trabajar con nuevas personas, pero sin el estrés del cambio de trabajo. A veces, la única forma de crecer como persona es encontrar una organización completamente nueva. Hay muchas personas que no encontraban su verdadero propósito hasta que dejaron sus organizaciones y empezaron de nuevo.

Aceptar el presente

Este es la última etapa, pero no por eso menos importante. De cierta forma, esta puede ser la mejor etapa de tu carrera profesional. Estás en una organización y/o en un trabajo que amas. No tienes algún interés de realizar algún cambio. Realmente sientes que estás haciendo lo que estás destinado a hacer.

Disfruta esta etapa de carrera, puede durar meses, años o más.

Trata de identificar en qué etapa te encuentras tú. Tal vez sientes que tienes un pie en una etapa y el otro pie en otra, o reconoces que te has movido de una a otra y ahora estás moviéndote hacia otra. Reflexionar en las diferentes etapas del desarrollo de una carrera te ayudará a entender qué te conduce a una vida laboral satisfactoria.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Twitter: @edigomben

14jun/170

9 pasos para preparar un buen currículo en tiempos de crisis

No importa en qué situación económica esté un país, encontrar un buen trabajo siempre será un verdadero reto. Ahora bien, cuando el entorno se ve sumido en una crisis económica,  la intensidad del reto se triplica.

Lamentablemente, las oportunidades de trabajo escasean incluso para los más capacitados. Sin embargo, esto no quiere decir que todo está perdido, sino que debes fortalecer tus habilidades y trabajar en un buen currículo que te diferencie de los demás en tiempos difíciles.

Estos son algunos de los pasos que deberías seguir para crear un buen currículo:

1. No menciones lo que sabes, sino lo que has hecho

En tiempos de crisis, las empresas tienden a enfocarse más en la experiencia que tengas, que en todo lo que sabes. Para ellos, es más factible apostar por lo seguro, ya que no están en disposición de invertir tiempo ni dinero en entrenar personal. ¡Destaca tus logros y experiencia!

2. Demuestra que puedes trabajar arduamente

Ninguna empresa está exenta de verse afectada por la crisis, mucho menos las pequeñas y medianas. Por ello, buscan personas cuya experiencia en proyectos anteriores sirva para solucionar los problemas de sus proyectos actuales. Debes hacerles sentir que estarías dispuesto a trabajar arduamente por alcanzar los objetivos de la empresa, ¡no omitas nada sobre tu experiencia laboral, incluso lo más irrelevante para ti, puede ser valioso para ellos!

3. Prepara una buena carta de presentación

Recuerda que tu currículum siempre tendrá que ir acompañado de una carta de presentación. Aprovecha esta oportunidad para hablar sobre la situación actual y expresar tus preocupaciones, ideas y sugerencias. Debes hacerles ver que puedes ser la solución de sus problemas, ¡no olvides mencionar tus habilidades personales también!

4. No menciones el salario en la carta de presentación

No hay nada más desagradable para un empleador que leer los deseos monetarios del postulante en la carta de presentación. Sin duda es un factor importante, pero no debe mencionarse hasta el momento de la entrevista de trabajo. Si lo haces, dejarás la impresión de que sólo te importa el dinero, y no te esforzarás en hacer las cosas bien. Ten claro lo que quieres ganar, y espera el momento adecuado para mencionarlo.

5. Ten una actitud optimista

Es normal que ante la crisis se suela tener un estado anímico un tanto pesado. Sin embargo, la empresa no necesita escuchar quejas, sino soluciones. No importa qué tan necesitado estés, nunca lo demuestres. ¡Hazles ver que poder ver el lado positivo de las cosas y que no te dejas vencer por las adversidades!

6. Demuestra que puedes ejecutar tareas diferentes

En vista de la crisis, lo que menos quiere una empresa es invertir en mucho personal. Así que si tienes una cantidad considerable de habilidades que puedan ser aplicadas en diferentes tareas, hazlas notar tanto en tu carta de presentación como en tu currículo. ¡La versatilidad será tu mejor amiga!

7. Demuestra que eres un guerrero

En tu carta de presentación, debes demostrar que no tienes miedo de aprender ni de intentar nuevas cosas en el campo laboral. Además, debes dejar claro que eres responsable y comprometido con todo lo que haces. Estas son cualidades que toda empresa considera valiosas.

8. Postúlate a varios trabajos

Hoy en día, existen muchos medios donde puedes dar a conocer tu currículo, puedes tenerlo en línea, y hasta en video. Mientras más lo des a conocer, mayores serán tus probabilidades de encontrar un trabajo. ¡No te quedes de brazos cruzados!

9. Cultiva nuevos conocimientos

Aprovecha los tiempos de crisis para seguir aprendiendo y actualizando tu currículo. Ten en cuenta que las empresas buscan personas más versátiles e integrales que puedan traer soluciones y nuevas ideas que les ayude a superar la crisis.

Investiga sobre las profesiones más buscadas en la actualidad y aprende lo más que puedas de ellas, mientras más actualizado estés, más atención captará tu currículo.

Los tiempos de crisis pueden ser desesperanzadores. No obstante, esta no es razón para ser pasivos. De hecho, es el momento para activarse a buscar nuevas oportunidades de crecimiento y lo positivo. ¡La crisis es un estímulo para cambiar y mejorar!

Y tú, ¿cómo vas con tu currículo?

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Twitter: @edigomben

21abr/170

5 cosas que debes eliminar de tu currículo

Bien sea porque estés buscando tu primer empleo, o quieres ganar un dinero extra mientras estás estudiando, si te encuentras en este punto, será importante que conozcas qué tipo de información deberá contener tu currículo, de forma que tu próximo empleador consiga allí justo lo que está buscando, y obtengas ese puesto.

Para lograr este objetivo, se deben evitar algunos errores al momento de redactar nuestro currículo, ya que estas cosas no las desea ver el empleador. Es momento de ponerte manos a la obra, y si tienes algunos de estos detalles, debes comenzar entonces a eliminarlos:

1. Exceso de informalidad: ello no significa que deba contener lo contrario: exceso de formalidad. No obstante, sí es fundamental no cruzar la línea que te separa de lo profesional. Debes evitar el uso de palabras coloquiales, así expresarte hacia tu empleador como si fuese tu amigo, o tu colega, al momento de redactar la carta de presentación. Al final, es importante que te contengas de enviar “besos”, o hacer uso de jergas.

2. Palabras huecas: será importante también que expreses tus fortalezas y tus debilidades de la mejor manera posible, evitando el uso de palabras sin sentido, o que no terminan por decir nada, y que has empleado porque están de moda y parecieran capaces de asegurarte un éxito, porque finalmente terminarán por arruinar tu única posibilidad, además de convertirlo en un documento predecible, similar al resto de los candidatos.

3. Tipografía inusual: la mejor forma de hacerte notar será a través del contenido de tu currículo, y no porque este sea extravagante. Así que, debes evitar los tipos de fuentes poco usuales, o gráficas que no vienen al caso, a menos que tu área sea el diseño. De lo contrario, se recomienda mantener un diseño sencillo y útil que simplifique el proceso de la lectura.

4. Citas: aunque las citas provenientes de emprendedores, o profesionales que han tenido éxito, son una forma de sentirnos motivados, y darle sentido a nuestras metas laborales, la verdad es que no vienen al caso, para los fines que se desean. No importa lo grandiosas que puedan parecer, las frases de otra persona, en tu currículo, no aportarán nada. Debes mantenerlo en un tono personal, que hable de ti, sin copiar las ideas de otros.

5. Clip-art y emoticones: aunque sean muy divertidos, y ayuden a dar a conocer nuestros sentimientos y emociones, la verdad es que no son profesionales, y solamente le estarán restando credibilidad a tu currículo.

Recuerda también fijar tu atención en la ortografía y la gramática, al momento que redactes tu currículo, así como tu carta de presentación. Encontrar un error de este tipo podría convertirse en una buena razón para que el empleador deseche tu currículo.

El email que coloques para que te contacten deben transmitir la seriedad que te caracteriza como persona, es decir, debe ser profesional, evitando los nombres graciosos, o que sean de servidores poco confiables. Por último, recuerda hacerlo con la longitud necesaria, quizás un máximo de dos páginas. Sigue estos útiles consejos para que te asegures un éxito en tu vida profesional y laboral.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online.

31mar/170

MOOCs en la Universidad de Granada

Una novedosa oportunidad de formación se está instalando progresivamente en la Universidad de Granada desde have varios años. Los MOOCs, siglas de Massive Open Online Course, suponen una oportunidad de acceso a capsulas formativas de gran interés.

Su impacto visual, flexibilidad y, obviamente, su interés académico lo han convertido en un perfecto complemente de la formación, en especial, de l@s universitari@s. Los MOOCs son ya el top de la formación no reglada, pudiendo encontrar propuestas de este tipo de las mejores universidades del mundo (Harvard, Standford, MIT, etc.). En la web http://mooc.es/, que realiza un interesante rastreo de este tipo de cursos, seguro que encuentras alguno que te resulta de interés.

Por su parte, la Universidad de Granada, desde la Plataforma AbiertaUGR, se suma a este tipo de formación, garantizando altos niveles de calidad. Cursos tales como "Identidades Digitales", "Creative Commons", "Aprendizaje Ubicuo" o el muy exitoso de  "La Alhambra" son la avanzadillla de una oferta cada vez más amplia.

En lo que se refiere a Orientación, el Centro de Promoción de Empleo y Prácticas está aprovechando ya las posibilidades ofrecidas desde AbiertaUGR para aportar su granito de arena, y ya ha podido realizar una primera edición del MOOC "Currículum 2.0". Una formación de la que han participado más de 2900 universitari@s, y cuyo éxito ya ha derivado en la organización de una nueva edición del curso.

Formación abierta, gratuita, online y de calidad. Sin lugar a dudas un recurso al que podrás sacar un gran partido.

20feb/170

El intérprete, ¿nace o se hace?

Aunque resulte algo obvio, la diferencia entre la interpretación y la traducción es algo evidente.

Por un lado, el traductor, con ayuda de diccionarios online, foros especializados y glosarios escribe su traducción en formato Word o en cualquier otro tipo de archivo. Y entre sus funciones está redactar, traducir y corregir sus textos antes de hacer la entrega al cliente. En la mayoría de los casos, el traductor trabaja desde casa, como autónomo, pasando horas y horas delante de su ordenador, y esforzándose día tras día para conseguir nuevos clientes o no, porque no da abasto, y está hasta arriba con el proyecto que tiene que entregar en un corto plazo de tiempo.

Por otro lado, la labor del intérprete es traducir oralmente lo que está pasando en ese momento.  A diferencia del traductor, el intérprete tiene un estilo de vida más dinámico, ya que tiene que moverse a los lugares donde va a prestar sus servicios y va a interactuar con otras personas. Si echamos la mente atrás, la interpretación tuvo su origen durante la Primera Guerra Mundial. Aunque antes, ya se conocía porque los comerciantes, embajadores y políticos ya la utilizaban a diario. Entonces, ¿estos políticos hacían de intérpretes sin haber estudiado la carrera? Ya desde hace algunos años, salió a debate si el intérprete se nace o se hace. Fue tanto el revuelo que se formó que aún hoy muchos nos seguimos haciendo esta pregunta.

Los que opinan que un intérprete se hace es porque piensan que:

-          Para ser un profesional de esta materia, se necesita tener unos estudios especializados adecuados

-          Y, obtener experiencia en ese campo

Según la otra postura, hay un tema que se les escapa a los que opinan así y es lo siguiente: Aunque todos los estudiantes reciban la misma formación y hayan tenido una experiencia similar, cada uno muestra capacidades y cualidades diferentes, y eso lleva a que se desenvuelvan unos mejor que otros. Los que opinan que se nace, son los que creen que el intérprete y el traductor tienen una habilidad innata sobre esa área, desde que nacen. Pero, quizás se les escape el siguiente argumento: estas personas que nacen con esa habilidad innata, necesitarán igualmente una educación formal para desarrollar y potenciar esas habilidades.

Desde el punto de vista de las instituciones académicas que imparten estos estudios, la interpretación y la traducción, ya sea una habilidad que se pueda adquirir o sea una habilidad innata, necesita ser estudiada, por lo que cualquier persona necesita de una formación académica para convertirse en un experto. Lo que da a entender que todo el mundo puede mejorar lo que ya sabe o aprender a hacer nuevas cosas, así que una formación académica resulta beneficiosa para ambas partes: personas con talento innato y personas que tienen interés en aprender sobre esa materia. Está claro que no todo el mundo que realiza esta carrera, va a traducir o interpretar con la misma calidad, ni tampoco nadie nace sabiendo varias lenguas, ni sabiendo traducir un texto jurídico, por ejemplo. Por tanto, para ejercer esta profesión se necesitan habilidades y conocimientos en lo que concierne al ámbito profesional, intelectual y social. Y hay que entender que tanto las habilidades como los conocimientos pueden desarrollarse tanto desde el nacimiento como con el paso del tiempo, a través del aprendizaje.

Por tanto, después de ver todas estas posturas, lanzo la siguiente pregunta para reflexionar: ¿crees que una persona con estudios en comunicación, con habilidad en idiomas y soltura en su forma de expresarse puede ejercer como intérprete?

Aunque haya carreras y otros estudios enfocados a la traducción e interpretación, hay otras vías para desarrollar trabajos de este tipo. Además de todo esto, esa persona deberá estar comprometida con su trabajo y demostrar su capacidad para hacerlo.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Twitter: @edigomben

2nov/160

10 años de Teleorientación en la Universidad de Granada

http://empleo2.ugr.es/teleorientacion

El 28 de octubre de 2006 la Universidad de Granada puso en marcha un novedoso servicio que ampliaría el campo de actuación de la orientación laboral que los profesionales del Centro de Promoción de Empleo y Prácticas ya ofrecían.

Los Orientadores del Centro de Promoción de Empleo y Prácticas diseñaron y articularon entonces una metodología que ha permitido a los/as universitarios/as realizar un itinerario de Orientación Profesional a distancia (usando herramientas informáticas) que pudiera mejorar su empleabilidad.

La estructura de este Servicio posibilita diferentes actuaciones para llevar a cabo un proceso de Orientación Laboral completo:

- Realizar Entrevistas personales (mediante Chat y Videoconferencia).

- Hacer Consultas Telemáticas (email).

- Consultar diferentes Enlaces y Materiales Orientación (actualizados periódicamente).

- Recibir Teleformación (Taller de Orientación on-line). cápsula formativa que resume los principales aspectos y temas relacionados con la búsqueda de empleo y que permitía la interacción entre todos los participantes.

Un espacio web abierto 24 horas/día. Con un horario de entrevistas (chat o videochat) amplio, todos los días laborables de la semana; compromiso de respuesta a las consultas telemáticas de no más de tres días; permanente apuesta por realizar y diseñar actividades de formación para el empleo; y, seguramente lo más importante, un equipo de orientadores con amplia experencia plenamente convencidos de la utilidad de la Teleorientación.

Los números, en estos 10 años del Servicio de Teleorientación, avalan su utilidad:

  • Una media de 8.000 visitas anuales a la web de Teleorientación
  • Más de 8.000 consultas telemáticas.
  • Más de 7.000 universitari@s suscritos al Servicio de Teleorientación.
  • Más de 1.500 entrevistas online realizadas.
  • Más de 200 materiales y enlaces de empleo permanentemente actualizados.
  • 6 ediciones del Taller de Orientación On-line.

El compromiso de los Teleorientadores del Centro de Promoción de Empleo y Prácticas es el de seguir trabajando para que l@s universitari@s mejoren su empleabilidad e incrementen sus posibilidades de inserción laboral. Para ello seguiremos en nuestro empeño de utilizar herramientas y procedimientos útiles, punteros y adaptados a los cambios que constantemente se producen.